Lucha Obrera y Masacre en Las Minas de Rio Tinto (Lola Ferrero Blanco)

Charlas Irola Hitzaldiak I Jueves 15:00

A cargo de la historiadora  Lola Ferrero Blanco. Colonianismo minero y resistencias obreras en el suroeste andaluz.

El 2 de febrero de 1888 comienza en las minas de Riotinto una gran huelga. La manifestación agro-minera en Huelva acabó en uno de los episodios más sangrientos e impactantes del movimiento obrero europeo, la matanza de Riotinto.

Los mineros solicitan mejoras salariales, que no se descuenten los cuartos y medios jornales cuando no trabajan por culpa de la manta de humo que lo inundaba todo, sistemas de indemnización para accidentados, supresión del descuento de una peseta para atención médica. Peticiones que podían haber sido asumidas por la todopoderosa Río Tinto Company Limited, la firma explotadora de la concesión minera de Huelva.

Pero a las masas obreras se le había unido también el campesinado. Por eso entre las reivindicaciones sociales se encontraba la prohibición de la calcinación de mineral al aire libre. Y esto último suponía poner en jaque nada menos que la productividad de las minas.

El método de explotar las minas a finales del siglo XIX provocó el nacimiento de lo que hoy se calificaría como un movimiento ecologista: la “Liga Antihumista”, un grupo activo (agro-ganadero) que clamaba contra la cementación artificial del mineral (las teleras).

La quema al aire libre de la pirita se hacía a fuego lento, dando lugar al desprendimiento de gases sulfurosos. Hasta 500 toneladas métricas de gases tóxicos/día se enviaban a la atsmósfera. Los gases provocaban una niebla densa y una asfixia general.
Pero ninguna muerte oficial. Estas eran disimuladas bajo el triste epígrafe “muerte por falta de vida”. Curiosa forma de camuflar a los asfixiados.

Las calcinaciones de mineral al aire libre trajeron también las primeras lluvias ácidas en la historia de España. El resultado era palpable en la Cuenca Minera de Riotinto: cosechas arruinadas y suelos improductivos sin olvidar la corta desmesurada de árboles para provocar la combustión del mineral.

1888 pone de acuerdo por primera vez al campesinado, a los caciques tradicionales y a los obreros, en su mayoría anarquistas. Todos luchaban contra el mismo objetivo: la prohibición de los humos.

Descárgatelo

Leave a Reply

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude